BMW SERIE 8 Y M8

¡Por fin llegó el día! Bueno, la verdad es que me ha pillado por sorpresa pues estaba esperando como dije en la entrada anterior sobre el BMW serie 3 G20 que se presentara definitivamente el BMW M8 2020, que, según decían era a mediados de junio, pero hace unos días me entero de que ya había información por ahí sobre este modelo y me quedé 😦.
El caso es que había conseguido ver circular ya los dos prototipos (Grand Coupé y Cabrio) en Nürburgring y alrededores, eso sí, con el camuflaje, pero esperaba una presentación por todo lo alto pues hasta ahora sólo hay dos versiones del serie 8 actual ( la diésel y la gasolina ) y además es lo máximo en BMW ahora mismo. Estamos ante el pico del Everest más álgido, no habrá serie 9, no hay nada por encima.
Una cosa importante que os tengo que decir al respecto, es que, al no haber pasado el suficiente tiempo para que las revistas lo pudieran “catar” no he podido encontrar fotos del M8, si bien creo que una única y perdonad si es del M850i pero es que son tan jodidamente parecidos que uno no ve las diferencias a simple vista. 
Pues sí, son muy parecidos estéticamente, pero ya veréis cuando lo analice la cara que se os queda…

Voy a empezar pues por hablar simplemente del serie 8 actual, que data del año pasado y, por supuesto, haré mención de vez en cuando al “verdadero” serie 8, el e31, el coche que revolucionó el mundo del automóvil en los 90, un gran clásico y que aprecio mucho, muchísimo, es uno de mis coches favoritos.
Lo que no mola es que BMW no haya esperado un mísero año para lanzar el serie 8 y que fuera este 2019 y así aprovechar pues el primer serie 8 salió en 1989 y terminó su producción en 1999, 10 años después. Hubiera sido un número redondo: “El serie 8 regresa 20 años después” en vez de “El serie 8 regresa 19 años después”. No sé, eso en una campaña de marketing no queda tan bien, pero bueno, encima el M8 es M8 2020, así que no me queda mucho que decirles a BMW al respecto frente a esta decisión… allá ellos.

Así pues empiezo con los dos benjamines, el M850i y el 840d.
Comenzando con un poco de parafraseo, el BMW serie 8 es el BMW más avanzado tecnológicamente, el más lujoso, de hecho suplanta a la serie 6 * ¡OJO!

* Según la información de internet esto es correcto sólo en el caso del serie 8 nuevo, en cuanto al serie 8 e31, este modelo, no quería reemplazar al serie 6 sino dirigirse a un nuevo nicho de mercado con más lujo y sofisticación aunque realmente coincidiera con el fin de la serie 6 de entonces.

Vale, ya podemos seguir. Tres carrocerías definen el aspecto externo del vehículo: la Coupé, la Cabrio y la Grand Coupé. Parten de unos 112 600 euros, lo cual lo sitúa ya donde más o menos decía anteriormente. ¿ Rivales? Pues el Panamera, el Clase S, Audi A7 e inlcuso algo más radical podría valer para el M850i como es el AMG GT 4 puertas.
El serie 8 mide 26 cm menos que el serie 7 de batalla corta, es decir, 4,84 metros, lo cual no es poco y con 1,90 de ancho nos encontramos ante un automóvil imponente que ha tenido que emplear aluminio en algunos paneles para disminuir peso pues este es uno de los grandes. Ofrece cuatro plazas reales y un maletero de 420 litros. 
Exteriormente el diseño no varía mucho del concept presentado anteriormente y se muestra imponente, con una calandra saliente, ópticas alargadas, discreto en los laterales y también en la zaga con un pequeño alerón. Las salidas de escape son de nuevo tipo, de esas que esconden la verdadera cola de escape tras un embellecedor trapezoidal.
Si se quiere dar más impresión de fuerza y dinamismo se pueden pedir llantas de 20 pulgadas y otras fuentes de personalización de la división M Performance.

Aunque realmente, y como vemos en el interior, todo está enfocado al confort y el lujo en general. Se empapa de toda la tecnología disponible en el serie 7 y da ese toque de súper berlina premium con hasta un sistema de conducción semi-autónoma como la que ofrece Volvo con el Drive Pilot. La consola la preside, por supuesto la pantalla digital de 10,25 pulgadas desde donde podremos gestualmente acceder al infotainment por completo, más el Live Cockpit Professional que es una pantalla de 12,3 pulgadas (como vimos en el serie 3 g20) que ofrece la información digitalmente.
Me gustaría hablar más del interior pero desafortunadamente no me han dado muchos detalles de este.

Así que paso a las motorizaciones, donde también citaré al e31 que fue una pasada!
Encontramos un V8 4.4 biturbo (el mismo bloque que el M5) pero que rinde 530 cv y ofrece un par de 750 NM máximo en la versión gasolina M850i. En realidad el nombre completo es M850i xDrive en honor a la tracción a las cuatro ruedas que emplea. La transmisión es una automática de ocho relaciones, acelera de 0 a 100 en sólo 3,7 segundos y alcanza los 250km/h de velocidad limitada electrónicamente.
El motor del 840d xDrive es un 3 litros turbodiésel de 6 cilindros en línea que arroja 320 cv y un par motor de 680 NM igualmente asociados a la caja automática de 8 velocidades y la tracción total. El 0-100 se consigue en unos 4,9 segundos y el consumo medio es de 5,9 litros a los 100.
(Perdonad un segundo pero a estos dos últimos datos digo: JA! y una leche, eso no me lo creo ni borracho.) Ya está.

Ahora es cuando toca referirse al e31 y a sus “peazo” motores V8 y V12. ¡¡¡¡¡¡V12!!!!!!😦😦. Aparte de “chorradas” de que el serie 8 era un vehículo deportivo pero de lujo a la vez y que sentó preferentes nunca antes vistos en el mundo de la automoción como una caja de 6 velocidades manual (que aquello en 1990 pues como que no cuadraba con lo habitual) y en EEUU tuvo un impacto muy importante a su vez siendo un coche muy solicitado a pesar de haber estado 10 años en producción, no era un coche fácil de vender, era caro y sólo se lo podían permitir unos pocos. Pero tener un coche con un V12 y que no fuera un Ferrari por aquel entonces llamaba mucho la atención. Pues bien, resulta que hubo un 830ci y un 840ci, ambos con un V8 32v con potencias de 218 y 286 cv respectivamente, y , el mejor, el 850ci y 850csi con un V12 que desprendían 326 y 380 cv respectivamente. El más buscado y deseado, por supuesto el 850csi, era el más completo y avanzado y esto es personal, para mí uno de los primeros de mi lista, con esos faros escamoteables, esos pilotos traseros, esas curvas futuristas, ese interior………uffff, me encanta ese coche!

Ambas versiones del nuevo serie 8 cuentan con el Active Steering (dirección a las cuatro ruedas) y la tracción integral favorece el dinamismo mandando más par a las ruedas traseras, llegando a ser del 100% en condiciones óptimas y cuando éstas varían el par se redirige a las demás ruedas. 
Supuestamente este coche no es “ágil” por así decirlo si nos fijamos en los números (falta saber el peso final), pero se ha confirmado que es endiabladamente rápido y que gracias a la dirección a las cuatro ruedas no subvira en exceso como se podría pensar en curva. Una vez más yo no puedo decir nada en cuanto a esto, hay muchos vídeos de pruebas, de hecho este M850i lo vi en un episodio del Grand Tour Temporada tercera (y última por lo visto, pero última de que no habrá nunca más…😭😭).

Y ahora, cómo no, toca hablar de cosas de mayores, así que los niños a la cama y los que tengan menos de 30 años que miren bien las fotos de arriba del e31 porque no se verá nada igual en el futuro a pesar de tener casi ya entre nosotros este M8 2020:

No, es broma, ese es el M8 GTE, el que ha participado en Le Mans (ah, acordaos de poner en el calendario la fecha de la película que dejé en el enlace anterior Ford v. Ferrari).

Bueno, ahora sí. En realidad no hay mucho que decir en cuanto al M8 2020… estéticamente, jajaja. Porque la crème de la crème es su motor 4,4 litros V8 biturbo que ofrece 600 cv de fuerza en su versión “normal” o “básica” y 625 cv en la Competition. Exteriormente digamos que lo que marca con una M a este coche son las llantas específicas de 20 pulgadas, el difusor trasero con cuádruple salida de escape y…. y nada más porque es muy parecido como decía a los M850i y 840d. Por dentro ya es otra cosa, ahora está enfocado a lo racing con asientos deportivos, el logo M por doquier, comandos y tapicerías específicas. Mantiene las dos pantallas pero cuenta con los dos botones rojos M vistos ya en el M5 para personalizar los parámetros que queramos (ajuste de la dirección, amortiguación, respuesta del acelerador,…) Por ejemplo, los frenos en este caso tienen dos modos de actuación, uno Comfort y otro Sport. El chasis ha sido puesto a punto por la división M y aun así está equipado con multitud de ayudas a la conducción… pero eso no interesa, lo que mola es el sistema de actuación del xDrive que ha sido prestado por el M5 es decir, que podemos ir en modo 4WD, 4WD con un toque Sport, que da más rienda suelta a la zaga o el 2WD que dirige todo el par a las ruedas traseras y libera la zaga por completo desconectando los controles de estabilidad y tracción para poder derrapar en las curvas.
Los frenos que equipa son de acero perforado pero opcionalmente puede equipar unos de 400 mm delante carbocerámicos y traseros de 380 mm.
Es más, si no tenemos suficiente con el Competition y sus extras, BMW nos sugiere mediante la división M Performance añadir algunos detalles como el Carbon Package (que ya podéis imaginar de qué va), afectando a varias partes del coche, incluso poniendo adhesivos específicos, y si no el paquete M Performance también te cambia el volante por uno con fibra de carbono y ribete de alcántara además de levas de cambio de carbono también y unas alfombrillas con los colores M.

Las prestaciones llaman la atención. Atentos: 3,2 segundos de 0 a 100 en la versión con 625 cv y 3,3 en la descapotable (ah por si no lo he nombrado habrá una versión Grand Coupé y una Cabrio). Velocidad máxima de 305 km/h si deslimitamos los 250 de serie con el paquete M Driver.

Bueno, parece ser que tenemos unas máquinas muyyyy serias entre manos. Estas saldrán después del verano y veremos qué tal van (por internet claro). Para mí que son algo extremas, me refiero a que es demasiado, no sé, me gusta más el M5.
Pero no hemos terminado para nada y es que quería dejarme lo mejor para el final:
El verdadero y primer M8 de 1990!!! Tachán!!!!

Este coche no pasó de prototipo, y el caso es que estuvo en esa fase mucho tiempo, BMW lo mantuvo en secreto absoluto durante años. Os cuento:
En 1987 BMW lanzó el V12 conocido internamente como M70, que cubicaba 5 litros, usaba 32 válvulas y un árbol de levas por bancada y producía unos 300 cv. Estuvo en activo desde 1989 hasta 1994 año en que cambió hasta los 5,4 litros y 326 cv cambiando su nombre por M73. Mientras tanto se cuajaba lo que sería el motor más importante y más rápido de los atmosféricos de la historia.
El caso es que cuando BMW sacó el serie 8 tuvo que paliar con un pequeño problemilla si quería hacer sus coches más efectivos y rápidos. Y ese “problemilla” eran los 1800 kg que pesaba el coche debido a toda esa tecnología empleada. Así que empezaron a construir la estructura del serie 8 con materiales como el kevlar y el plexiglás o incluso la fibra de carbono. Cambiaron componentes como las puertas, las ventanas, los faros escamoteables desaparecieron, montaron un nuevo kit de carrocería que bajaba el frontal, añadía tomas de aire laterales, nuevo capó, anchos de vías, el difusor con cuádruple salida de escape y hasta unas llantas de 17 pulgadas específicas.
Por otro lado se estaba desarrollando un motor nuevo, el S70/1, un bloque V12 de aspiración natural, de 6 litros, dos árboles de levas por bancada, 48 válvulas y una potencia final de 550 cv y 500 Nm de par máximo. Una burrada para la época. Tanto que no vio la producción en masa y fue simplemente la base del que sería el que lleva el 850csi, pero este con 5,6 litros, 32 válvulas y 380 cv de fuerza.
Aquel motor se mantuvo en secreto porque no le convenía a BMW sacar un motor tan potente, no buscaba competir contra Ferraris y demás, pero, casualmente, un tal Gordon Murray (McLaren) un día hablando con Paul Rosche (ingeniero jefe de BMW) le comentó que les faltaba un motor para su proyecto, el McLaren F1. Paul le ofreció la idea de montar el S70/1 y así entre los dos, poco después se pusieron manos a la obra y de esa base salió el famoso V12 6,1 de 627 cv que monta el McLaren F1 que salió en 1992. Así, como si nada un motor que estaba destinado al olvido, se convirtió en uno de los mejores motores de la historia y McLaren se lo debe a BMW que hasta ayudó en el montaje, años después del motor del F1 GTR el S70/3. El original del F1 se apodó pues el S70/2.

Y con esta gloriosa historia me despido, tengo los codos doloridos ya, esta me ha parecido una entrada muy interesante por los datos , especialmente del M8 que nunca vio la luz, o al menos lo cazaron en 2010, pero que podría haber sido un hito en la historia de BMW compitiendo con Ferrari y Porsche por aquel entonces con un coche que siempre quedará en la memoria por ser “de otro mundo” en cuanto salió en 1989.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *