FORD FOCUS ST 2019

Bueno, bueno, bueno, el mes de agosto se acaba y por tanto se restablece el equilibrio natural del ecosistema laboral. Yo ni he olido la playa este verano así que los que se estén lamentando ahora mismo por volver de Benidorm que se tranquilicen un poco que no todo el mundo tiene lo que todos.

Yo por mi parte he de decir que el mes de agosto no ha sido nada especial. Pero para eso están los coches especiales como los que intento traer todas las semanas para que podáis disfrutar de una lectura agradable sobre el motor, y, como prometí la semana pasada en la entrada sobre el Renault Mégane R.S., hoy toca, el último GTI que me dejé para el final, que es ni más ni menos que un recién salido Ford Focus ST 2019 que vaticina lo que podemos seguir esperando de Ford (ya sabéis que la marca está cayendo en picado en Estados Unidos especialmente) pero en el que yo confío para que la división Ford Performance siga creciendo y traiga, no sólo un RS más impresionante que el que ya hay, sino, nuevos modelos deportivos, gracias en parte a tener el título de mejor motor del año con su ecoBoost, que hace maravillas. Además es una entrada especial para mí pues hace poco estuve en el concesionario Ford de Murcia y me subí al “bicharraco” Ranger con acabado Raptor que es impresionante la sensación que se tiene ahí arriba y hace poco , bueno, de hecho este fin de semana he visto un Ford Raptor en Madrid increíble, en ese color azul suyo tan distintivo. Ford para mí es una marca especial porque ha hecho mucho desde sus inicios por el mercado, por crear coches para todos y el Mustang es mi coche americano favorito y no puedo dejar de pensar en él y en que está disponible en Europa para venta (salvo versiones Shelby por supuesto), y no sé, es una marca que algún día me gustaría poseer algún modelo suyo.

Pero bueno, siguiendo con el que nos concierne, hace realmente poco que salió el Focus nuevo, cuarta generación si no me equivoco, y no sé vosotros, pero no paro de ver Focus ST Line por la calle. Es decir, todos los Focus que veo son con ese acabado y además en color azul. Y he de decir que no le sienta nada mal. Esos escapes dobles en la zaga y la carrocería con toque sport, además parece un coche bajo. No sé me da esa impresión. A mí me parece bonito, hombre, obviamente en ese acabado, en el normal es como un Fiesta grande. Y mira que para eso ya está el Fiesta Active. Pero dejémoslo aparte, un Focus es un Focus y es como el caso del Mégane solo que Ford pone más énfasis al RS como modelo rompedor que al ST que simplemente se intuye como un Focus algo más potente. Sigue manteniendo la tracción delantera, pero ahora veremos algunos detalles que lo hacen que otros tiemblen al verlo pasar de cerca.

Empiezo pues:

Quizás si nos fijamos bien en el Focus ST y posteriormente en un Focus ST Line del mismo color no veamos mucha diferencia y es que Ford no ha querido radicalizar este modelo (lo cual ya crea cierta inquietud al pensar en el RS) y de hecho se percibe, aparte de en el logo, en una parrilla ligeramente más ancha con mayores tomas de aire, en la zaga un difusor que, a diferencia del ST Line enseña dos salidas de escape separadas (una a cada lado) y no juntas, un alerón mayor y de hecho el interior es lo que denota la mayor diferencia frente a sus hermanos si hablamos de estética y son los asientos Recaro. Bueno, también es cierto que las llantas pueden ser de hasta 19 pulgadas.
Habrá versión Sportbreak (la familiar) más adelante para competir con la Cupra ST y la actual es de 5 puertas.

Y ahora, al meollo de la cuestión: las motorizaciones.

Sí, este Focus contará con una versión diésel de 190 cv (como pasa con el Golf y su GTD) a la que yo digo puaj!😷
Sinceramente, estas versiones diésel de coches deportivos me dan mala espina. Si quieres un deportivo píllate el otro, el gasolina, pero no pretendas tener un ST como coche para hacer 1000 kms de una tacada.
Y ese otro es el 2.3 ecoBoost que arroja ni más ni menos que 280 cv. ¿Os suena esta cifra? Pues sí, los compactos deportivos están ya por las nubes. El Civic Type R sigue reinando con sus 320 cv pero es que 280 no son muchos menos. Y se nota porque precisamente este ST gasolina tiene un 0 a 100 de menos de 6 segundos. Esto lo hace entrar en la liga de los coches “serios”. 
En gran parte, culpa de esta aceleración tan buena, la tiene su nuevo diferencial autoblocante electrónico llamado eLSD, que utiliza la tecnología del Torque Vectoring para frenar las ruedas delanteras independientemente si una pierde adherencia en una curva o en aceleración. 420 Nm entre las 3000 y las 4000 rpm harán que tu Focus ST salga patinando (a pesar de tener Launch Control) por eso es importante que cuente con este estupendo diferencial. Ya sea el cambio manual de seis velocidades o el automático de doble embrague con siete, este coche ofrece altas prestaciones y en las salidas de los semáforos habrá que tener cuidado con el pedal del gas.😉

Más cosas: Cuenta con varios modos de conducción, como es habitual, y son los siguientes: Slippery (para condiciones de suelo mojado), Normal, Sport y uno nuevo llamado Track con el que aprovechar las funciones de su suspensión adaptativa llamada CCD ( Continuously Controlled Damping) o por ejemplo la del Rev Matching que también posee para hacer el punta tacón por nosotros en las reducciones.
La verdad que con toda esta tecnología enfocada a la deportividad pura y dura, yo me lo llevaba al circuito de vez en cuando…😊.
Incluso en los modos de conducción más radicales (Sport y Track) se activa un sistema muy interesante anti-lag para el turbocompresor como el que llevan sus consanguíneos el Ford GT y el F-150 Raptor. Es un sistema muy interesante pues ya sabemos lo engorroso que es pisar el pedal y tener que esperar la respuesta.
Por último, los frenos delanteros son de 330 mm con pinzas de dos pistones y calza unos neumáticos Michelin Pilot Sport 4S. La verdad que la frenada no sé qué tal es, pero no parecen haberse esforzado mucho en darle la importancia que tiene (según lo que se dice, luego yo ya no sé si se clava en 2 segundos desde los 100). Los neumáticos pienso que son los adecuados, no necesita unos mejores, además estos Michelin ya son muy buenos de base.

El interior juzgadlo vosotros mismos, no me parece nada especial, es como el del Fiesta pero un poco mejor. De todas formas qué puedes esperar de un Focus, es como lo que pasa con el Type R que es un maquinón y lo demuestra con unas prestaciones brutales y una conducción impecable, no necesita aditamentos (internos, porque desde luego fuera es una feria tuning).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *