FERRARI PORTOFINO

Antes de comenzar a leer esta entrada decidme por favor que habéis visto o al menos estáis pensando en ir al cine a ver Ford VS Ferrari o como aquí la han titulado: Le Mans 66.

No voy a desvelar secretos ni hacer espoilers, primero porque la veo mañana (estoy escribiendo esto a día 16 de noviembre) y segundo, porque si conocéis bien la historia real sabréis cómo acaba.

Así que paso ya al pequeñín de la familia Ferrari (ya hablaré de Ford aprovechando la coyuntura, jajajaj) y olvidado miembro pues no se le ha tomado mucho en cuenta ni en serio parece ser pese a llevar un motor V8 delantero biturbo que desarrolla ni más ni menos que 600 cv!!

 Muchos decían, hasta gente incluso de la propia casa italiana, que el Ferrari California era el Ferrari de las mujeres. Yo nunca estuve de acuerdo con eso. El coche en cuestión era precioso, igual que muchos otros Ferraris (por no decir casi todos), tenía un buen motor (no el más potente, ni falta que hace) pero al ser el coche de acceso a la gama y con el queridísimo 458 Italia presente la gente pasó un poco de él. Más aún cuando llegó su sucesor el California T: ¡¡¡¡Ohh, lleva turbo!!!! así que fue doblemente e injustificadamente marginado. ¡Una pena!

Ahora, bueno, en 2018 llega el Portofino que es el descendiente del California T ya que vuelve a adoptar una configuración similar de descapotable de menor tamaño que sus hermanos y motor turboalimentado.

Pese a ser más largo, ancho y bajo que el California T, el Portofino mide “sólo” 4,59 metros de longitud. Esto es debido a que es un 2+2, es decir hay dos plazas traseras pero son muy pequeñas. Lo mismo sucede con el maletero que sólo cota 292 litros. En parte debido a la capota retráctil automática que se puede plegar en marcha hasta una velocidad de 45 km/h en 14 segundos. Digamos que con estos datos ya nos podemos hacer una idea de quién va a comprar este coche o a quién le va mejor para su día a día (o mes a mes o lo que sea que lo saque). Pero no nos confundamos pues no se trata de un 124 Spider con el que coger los fines de semana e ir a dar un paseo, este bicho cuenta con un motor delantero V8 a 90º de 3,9 litros de cilindrada (el mismo bloque que el California T, el Maserati Quattroporte GTS o el Alfa Romeo Giulia QV) y ojo que esa cilindrada es la misma que la del GTC4 Lusso pero sólo un pelín más baja que la del 488 GTB (3855 cm3 contra 3902 cm3). 

Dispone de cuatro válvulas por cilindro, inyección directa y doble turbocompresor de doble entrada. En total marca una potencia máxima de 600 cv a 7500 rpm y un par de 760 Nm entre las 3000 y las 5250 rpm. Es un Ferrari al fin y al cabo así que hay que tratarlo como tal. Aunque la experiencia de conducción no es nada complicada gracias a una suspensión con amortiguadores magneteorológicos denominados SCM-E controlados por la centralita ECU de tercera generación que controla mejor la diferencia entre los modos de conducción de Normal a Sport (únicos modos + el ESC OFF) para que la diferencia sea más acentuada. De hecho estos amortiguadores son un 15,5% más firmes en el eje delantero que los del California T y un 19 % más detrás.

El Portofino incluye la última generación de diferenciales electrónicos de Ferrari, el E-diff3, el mismo que porta el 812 Superfast y una dirección electrohidráulica en vez de solo hidráulica como en el Cali T con una desmultiplicación inferior lo cual hace que el giro sea de 2,1 entre topes.
En cuanto a los frenos, son carbocerámicos y mantienen medidas (390 mm delante y 360 detrás) y los neumáticos Pirelli PZero específicos se calzan en 245/35 R20 delante y 285/35 R20 detrás.

El chasis del Portofino es muy diferente al del California T pese a sus similitudes en aspecto exterior pues junto con la carrocería ha sido diseñado para aumentar la rigidez y perder peso (80 kg menos).

Con todo esto quiero decir que Ferrari se ha esforzado en crear un modelo con el que disfrutar al volante ya sea de forma más tranquila gracias a una dirección y una suspensión que pueden resultar agradables en modo Comfort para simplemente darse una vuelta o emplearse a fondo (sin llegar a ser un supercar o vacilarle al 488, no, no está a su altura) con un motor muy capaz al igual que un montón de tecnología para conseguir mantenerlo en la carretera sin perder esa alegría del tren trasero obedeciendo a las órdenes de un poderoso V8 (y del pie del conductor, claro está).

Si desde luego esto lo consideran el Ferrari de las mujeres, pues tendré que buscar una y pedirle una vuelta, porque sinceramente, debe ser una gozada conducirlo. Quizás lo digan por el número de opciones para personalizar el interior, pero yo creo que no porque igualmente en otros modelos se hace de la misma manera, hasta 15 colores diferentes para el cuero, 18 para las costuras, etc. Si con deciros que es difícil encontrar dos Portofinos iguales (hasta el color Rojo Portofino es específico a este modelo) es suficiente. Eso sí, no cuenta con las ayudas a la conducción modernas que aplican casi todos los vehículos de hoy como el mantenimiento de carril, sólo conserva un programador de velocidad (no adaptativo) y, por supuesto, Apple CarPlay únicamente disponible como dispositivo adaptable al infotainment. Claro, ¿realmente pensabais que alguien con Android compraría este coche? Uhhh, por favor……..😔

En fin, ¿qué más da el Apple CarPlay o el Android Auto en este coche si por 215 229 euros puedes ir al concesionario y pillarte uno nuevo?

Cómprate el Fiat 124 Spider, no, perdón, el Abarth 124 Spider (más cañero) como coche de este tipo, pero, ¿puede el Abarth hacer el 0 a 100 en 3,5 segundos y superar los 320 km/h ? Está claro que no, pero puede que haga incluso más ruido con ese escape que lleva….. todo depende de lo de siempre: La pasta, y de eso allí en Italia saben bien.

Por eso mi conclusión es que hagáis como yo, esperad a que una de esas mujeres con un Ferrari Portofino lo deje en doble fila y en cero coma os lo lleváis, jajajajaja, es broma, pilláoslo en el Forza Horizon que es lo que realmente hago, aunque este modelo creo que no sale….😓

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *