718 CAYMAN GT4

Después del chasco que ha sido el Halloween de este año en Murcia (la próxima vez me pongo una máscara de papel y punto) me siento a escribir sobre un coche que nos alegrará descubrir y a mí quitarme ese mal sabor de boca: el nuevo Porsche 718 GT4, es decir la segunda generación del GT4, y he de decir que en este artículo me uno a los radicales que defienden el sonido y la tradición así como la pureza en la conducción frente a la innovación y las prestaciones sin sentido. La vieja escuela, vamos…

Porque lo mejor y más destacable de este GT4 es que sigue llevando, al igual que su antecesor, un motor atmosférico de seis cilindros bóxer, a pesar de pertenecer a la nueva generación de Porsche con motores turboalimentados como vemos en los 992 y los otros 718 incluido el GTS.
Ahora vamos a verlo en detalle:

Por precio, este GT4 se sitúa entre el 718 GTS y el 992 más barato. Igualmente se le podría considerar el hermano del 718 Spyder pues han sido desarrollados en paralelo pero yo diría que como este no hay ningún otro coche. Es especial, y en circuito es lo más, que es su entorno favorito. Por prestaciones y sensaciones lo más cercano es el M2 Competition pero este último tiene una configuración tradicional mientras que el 718 GT4 monta el queridísimo 6 cilindros bóxer atmosférico con 420 cv de potencia a 7600 rpm (el corte es a 8000 rpm, lo cual se considera un motor de giro rápido) y 4 litros de cilindrada. El anterior se quedaba en 3.8 y 385 cv.

Una vez sabemos con qué cuenta bajo la parte central trasera, nos falta conocer un detalle que quizás sorprenda bastante. Y es que pesa 80 kg más que su antepasado lo cual podría dar pistas erróneas sobre sus prestaciones. Incluso el coeficiente aerodinámico es de 0,34, siendo en el 718 Cayman de 0,30 nada más. Nada más lejos, la aceleración de 0 a 100 sigue siendo de 4,4 segundos y la velocidad máxima de 304 km/h. Nada mal, ¿eh? 
Todo esto se debe a los numerosos ajustes que se pueden hacer en el coche y lo enfocado que está al circuito y la experiencia del pilotaje. Es una auténtica delicia pues es como un coche a la vieja usanza en ciertos sentidos, con un cambio de marchas manual de 6 velocidades con recorridos cortos y precisos, tracción posterior sin ruedas directrices, juguetón si se le insiste y muy capaz y rápido en respuesta.

En la página donde he leído estas características cuentan que no han podido probar el coche en carretera, pero es que yo pienso que este coche es un track day car, el típico con el que hacer tandas de circuito y para carretera te pillas un 718 Spyder o un GTS.

Tenemos por tanto un Porsche que además de contar con todos los elementos que nos hacen disfrutar del pilotaje, usa un motor atmosférico que se estira sin dificultad para que oigamos la sinfonía mientras derrapamos en las curvas. Según dicen, por ese dinero es la mejor opción que la marca alemana puede ofrecer hoy día y yo estoy totalmente de acuerdo. Por cierto ese precio es 110 870 euros, puede parecer caro, pero es que es un Porsche… por eso digo, que si no, recurrid al M2 Competition por 35 000 euros menos aunque no sentiréis lo mismo. Para nada. Además a pesar de la facilidad para practicar las técnicas de conducción como el punta-tacón o el doble embrague, este modelo ofrece, como muchos coches ahora, la posibilidad de hacerlo él mismo, con un modo que hay que conectar llamado AUTO BLIP. También se ha ajustado el PSM, es decir, el control de estabilidad del coche y cuenta con dos modos: SC OFF y TC+SC OFF (os podéis imaginar lo que significan, especialmente los que jugáis a juegos de coches como yo, 😂😂) que son más “sensibles”. El diferencial es mecánico, la suspensión PASM es de amortiguadores de dureza variable y los muelles bajan la carrocería 30 mm respecto a un 718 corriente y como colofón los neumáticos son unos Michelin Pilot Sport Cup 2 específicos con medidas 245/35 ZR 20 delante y 295/35 ZR 20 detrás.

Desde fuera podemos ver el nuevo alerón trasero que proporciona una carga aerodinámica de un 20% y en general lleva un 50% más que el GT4 anterior.

Los frenos de serie están formados por discos de 380 mm en los dos ejes, con pinzas fijas de aluminio de seis pistones delante y de cuatro detrás. Opcionalmente existe la posibilidad de montar los PCCB (discos carbocerámicos).

Dentro,existe la opción de un paquete llamado Clubsport que consta de un arco de seguridad en la parte trasera, un extintor y unos asientos báquet con cinturón de seis puntos de anclaje para el conductor. Estos son de muy buena calidad y ofrecen confort a la vez que buen apoyo y son regulables manual y automáticamente. Aquí vemos una imagen del interior:

Pues en resumen, para mí es una gran noticia la aparición de este vehículo tan sensacional y me alegro mucho de que Porsche haya pensado en “nosotros” puesto que ahora sólo se habla del Taycan, el nuevo deportivo eléctrico de la firma, y esperemos que coches así no desaparezcan nunca. ¡Un aplauso para Porsche!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *